Absolutamente no. Nuestras casas, además de tener el mayor grado de eficiencia energética, están construidas con un sistema que elimina por completo la ocurrencia de puentes térmicos. Esto evita la formación de zonas frías en la casa y, por lo tanto, elimina todas las condiciones previas para la condensación o el moho en la casa.